En constelaciones familiares hablamos de 3 tipos de consciencias, cada una de las cuales constituyen un campo espiritual mayor. Estas tres consciencias son: la personal, la colectiva/familiar y la espiritual. Para comprender cómo actúan las constelaciones es importante saber que, más allá de la conciencia personal, todos servimos a una conciencia familiar, que se manifiesta a través de impulsos inconscientes que pueden traer felicidad pero también desdicha, dolor y tragedias. Las constelaciones permiten sacar a la luz estas dinámicas, para poder resolverlas e, incluso, evitarlas.