Oración al amanecer de la vida

Por Bert Hellinger