Los órdenes de la ayuda requieren para todo profesional una destreza que se aprende, y una empatía con la persona que viene a buscar ayuda. Son las condiciones en las que Bert Hellinger describó que la ayuda puede tener lugar y prosperar dentro de un contexto mayor, más allá de la relación del profesional y sus consultantes. Estos órdenes de la ayuda nos dan las pautas para colocarnos en nuestro lugar como ayudadores y ofrecer una ayuda más efectiva.