En abril de 2016 se celebró en Valencia un taller de Constelaciones Familiares aplicadas a nuevas fórmulas de maternidad y paternidad, infertilidad y reproducción asistida, organizado por Instituto Aware. Aquí podéis leer 9 observaciones, todas surgidas en el contexto del taller, de acuerdo con las preguntas que le formularon los asistentes a Joan Garriga, quien dirigió el taller, en el transcurso de aquellos días.

Nº 1: CUANDO HAY ADOPCIONES ES FUNDAMENTAL LA CONSIDERACIÓN Y EL RESPETO HACIA LOS PADRES BIOLÓGICOS
Es importante que los padres adoptivos incluyan en su interior, en su corazón, en su mirada, a la fuente, a los padres biológicos, y no los vean como una “amenaza”. La madre adoptiva es la madre de crianza, la madre legal y la que se vincula en lo cotidiano con el niño/a. Pero en el alma, en las profundidades, en las raíces del hijo, los padres biológicos son también fuente que tiene que ser respetada, considerada e incluida.

 

Nº 2: UN ABORTO ELEGIDO ES UNA OPORTUNIDAD PARA INTEGRAR LA FUERZA DE LA VIDA Y DE LA MUERTE

A veces tratamos de burlar esta realidad cerrando los ojos, generando un olvido o comprimiendo nuestros sentimientos. Algo así como que, intuitivamente, sintiéramos que mirar ahí sería complicado y tratamos de manejar un aborto de un modo operativo o administrativo, como quien cierra la carpeta de un expediente. Sin embargo, cuando se mira esto más a fondo, vemos que un aborto, es una vibración de la vida y también de la muerte. Así que un aborto conjuga ambos ciclos de energía, energía de vida y energía de muerte. Y cuando esto ocurre siempre se trata de algo con trascendencia, y se necesita un techo amplio para mirarlos de cerca y para integrarlos bien. La realidad que ya ocurrió, nos sigue exigiendo que la respetemos tal como es, y que aprendamos a quererla tal como es. Casi siempre este el reto. Y las criaturas que han sido abortadas no necesitan tanto la vida como la inclusión en el corazón.

 

Nº 3: CUANDO UN HIJO LLEGA A LA VIDA, TODO TIENE DERECHO A SER DE LA MANERA EXACTA QUE ES

Una buena actitud es sentir una inclinación o reverencia hacia todas las formas a través de las cuales se abre camino la vida. Y si la vida actualmente está intentando tantas formas nuevas, complejas o creativas de abrirse camino, esto merece también respeto e inclinación. La gran voluntad hace que las cosas sean como son. Y la gran voluntad se ha abierto camino, por ejemplo, para que un hijo llegue a la vida de la manera perfecta y exacta que ha venido a la vida, y luego esta vida es cuidada y sostenida de la manera exacta que precisa.

 

Nº 4: EN LAS ELECCIONES DE PAREJA E HIJOS, TODO ES BUENO Y LEGÍTIMO Y TODO TIENE UN PRECIO

No hay vínculo sin precio, y el precio de no vincularse es muy alto también. El precio de no vincularse es permanecer empobrecido y muy seco. Hay gente que prefiere no tener pareja y quedarse en casa, entonces no tiene los problemas de tener pareja pero tiene los problemas de no tener pareja. Lo mismo sucede con las parejas que deciden no tener hijos. Esto es una pregunta trascendente para la vida y para todos: ¿Voy a Ser Padre, voy a ser Madre… o no lo seré? Ser Padres es un camino y no serlo también es otro camino. Todo es bueno y legítimo, y todo tiene un coste y un futuro emergente que se abre a partir de lo que no fue.

 

Nº 5: LOS MILITANTES DE LA “NO PATERNIDAD O MATERNIDAD”

Algunas personas y parejas son militantes absolutos de la no paternidad. Sin embargo, por lo que he visto a menudo, aquí actúa de trasfondo un mensaje hacia los padres: Muchas veces cuando un hijo es un militante de no tener hijos, en el trasfondo se está vengando de sus padres, como si se les dijera que no han sido buenos padres, y así voy a cortar la transmisión… Lo que ayuda es ponerse en paz con los padres, amar lo que fue, y ser libre. No lo dijo San Agustín: “Ama y haz lo que quieras”

 

Nº 6: UNA DE LAS FORMAS MÁS FÁCILES DE QUE NUESTROS HIJOS TENGAN PROBLEMAS, ES IMAGINARLOS EN NUESTRA MENTE

Una forma de crear problemas en nuestros hijos es generar preocupaciones sobre asuntos que no existen todavía. Si una madre, por ejemplo, mira con preocupación a un hijo, pensando por ejemplo que no tendrá amor en pareja o no saldrá adelante profesionalmente, el hijo se siente impulsado a tener problemas para confirmar la preocupación de la madre. Pero si la madre mira a un hijo y piensa y siente “que maravilla lo que ha sido posible para ti y estoy confiada en tu buena vida”, entonces el hijo también confirma esta mirada. Lo dicho vale también para el padre. Los hijos sutilmente se ajustan a la mirada de sus padres.

 

Nº 7: EL MOVIMIENTO HACIA LA MATERNIDAD ES MÁS NATURAL CUANDO LA MUJER SE ABRE A LAS MUJERES DE SU ÁRBOL GENEALÓGICO

A veces el movimiento hacia la maternidad para una mujer es más natural cuando en su imagen interior está rodeada de mujeres o cuando siente detrás de ella a la madre, a las abuelas, a las bisabuelas… Y a todas aquellas que lograron traspasar la vida. A menudo pierde un poco de fuerza la mujer cuando se orienta a la maternidad desde la energía del padre y no desde la grandeza de ser mujer y de las mujeres de la familia.

 

Nº 8: DEJEMOS QUE LOS HIJ@S SEAN QUIENES VENGAN A NOSOTROS

A veces nos carga mucho el deseo de tener hij@s. Parecería que es un asunto de vida o muerte. Es importante plantearse a quién vemos en el hij@ que queremos tener. Y si miramos en lo más profundo, quizás nos damos cuenta de que eso tiene que ver con el vínculo que teníamos, por ejemplo, con nuestro padre, o con una pareja anterior a la que quisimos mucho. Buscamos en los hijos a otras personas. Y entonces el tener hij@s empieza a estar cargado, sin tener libertad. La avidez y exceso de vehemencia en el deseo de tener hijos produce a menudo el efecto contrario, por lo menos en este diagrama sistémico. Relajarse en que la vida obra adecuadamente es el principio de muchos regalos para muchos.

 

Nº 9: EL BUEN LUGAR DEL HOMBRE Y DE LA MUJER: HACER, CELEBRAR, CUIDAR… ¡JUNTOS!

Importa que una mujer esté concernida a las mujeres y a la línea de transmisión de la vida para sentir la grandeza de ser mujer y conectarse con la maravillosa propiedad transitiva de la vida. Lo recibido lo doy si puedo y corresponde: por ejemplo la vida. Es crucial que el hombre no sea un actor secundario, que esté alineado a la grandeza de los hombres y a su propia propiedad transitiva. A veces es un actor secundario porque ahí se pone o ahí le pone la mujer. El secreto, la clave de los grandes asuntos, de vida-muerte, de enfermedad, de hijos, es JUNTOS. Lo hacemos juntos, lo celebramos juntos, lo cuidamos juntos, lo lloramos juntos.

 

 

Comentarios

Comentarios