El descubrimiento de los órdenes del amor, es clave en el inicio de las constelaciones familiares. Estas tendencias básicas que rigen a las familias de modo inconsciente fueron descubiertas por Bert Hellinger. En este artículo explicamos cómo descubrió Hellinger los órdenes del amor, junto con su posterior evolución, del campo de la conciencia hacia el campo espiritual.

Cómo surgieron los órdenes del amor

En el año 2001, Joan Garriga le preguntó a Bert Hellinger cómo fue descubriendo los órdenes del amor. La respuesta de Bert Hellinger fue la siguiente:

Cuando un hijo va creciendo y va teniendo sus 14 años, y después los 20, por ejemplo, sabe que esto es diferente de los 14, pero no sabe ni trata de comprender cómo llegó hasta aquí, y así también ocurre en mí. Ya no sé cuándo empecé, ha sido progresivo. Pero sí que hay algunos momentos claves en mi proceso donde de repente comprendí algo.

Estos momentos claves podemos agruparlos en 3 antecedentes importantes, y un hecho esencial.

Los 3 antecedentes que Bert Hellinger señala en su descubrimiento de los órdenes del amor han sido:

  • La realización de su primera dinámica de grupo llamada la “silla caliente”.
  • Otro hito importante en el descubrimiento de los órdenes del amor señalado por Hellinger fue, en sus propias palabras: “Un artículo de Jay Haley acerca del “triángulo perverso”, donde describe el caso de un colegio, cuando un maestro, en vez de unirse a los demás maestros, pacta con los alumnos y ahí se desarrolla un desorden fatal. O cuando un alumno se une a los maestros en vez de estar con los alumnos, por ejemplo chivando, ahí hay un desorden, es algo perverso.  “Ahí me di cuenta de que había un orden de prioridad y la necesidad de no saltarse los límites. Eso fue algo importante para mí”.
  • También fue importante el libro de Ivan Boszormenyi-Nagy, “Lealtades invisibles”.

Pero lo esencial en el descubrimiento de los órdenes del amor que Hellinger señalada fue la observación de la conciencia. Los órdenes del amor surgen a partir de la observación de dinámicas de grupos durante 6 años…

Como señala Hellinger:

Ahí estuve observando durante 6 años, mirando a ver cómo actuaba la conciencia, y pude darme cuenta de sus diversos niveles. Y después me di cuenta de aquello que va desarrollándose en las familias: todos se comportan según determinadas leyes que ellos mismos no conocen, y donde el movimiento va en contra de las leyes, se desarrollan el desorden y la desdicha. El descubrimiento de esa conciencia inconsciente, que a la vez es una conciencia común de toda la familia, que dirige a esta familia, este descubrimiento me llevó a comprender las implicaciones sistémicas. De repente me resultaba comprensible cómo era posible que unos hijos que son amados por sus padres y por los que los padres lo hacen todo, se desarrollan de una manera que a los padres les tiene que resultar hiriente, y éste sería también el ejemplo más simple para demostrar que el amor solo no basta.

Sólo sabiendo que existen determinados órdenes del amor, y que existen también implicaciones sistémicas, podemos encontrar los órdenes en el marco de los cuales puede desarrollarse el amor. En este contexto hay algo que aún no sé distinguir del todo.

Evolución de los órdenes del amor

En los últimos años, las constelaciones familiares evolucionaron hacia lo que Hellinger llama “constelaciones familiares espirituales”. Lo espiritual en este caso tiene relación con el movimiento creativo de la vida, trasciende a los órdenes del amor (que se quedan en el plano de la conciencia familiar) para abarcar lo que está más allá de eso, el amor a todo tal como es.

En palabras de Bert Hellinger: “La evolución de las constelaciones familiares ha ido acompañada de un nuevo entendimiento de nuestra alma y nuestro espíritu. Pero sobre todo de una nueva comprensión de los límites de nuestra conciencia. Por ejemplo cuando nuestra conciencia pone límites a nuestro amor y a nuestras relaciones”.

Comentarios

Comentarios