Explicamos qué son los órdenes del amor desarrollados por Bert Hellinger, el concepto principal de las constelaciones familiares. ¿Te has preguntado por qué hay personas que aman, pero sufren?  El amor no es suficiente para alcanzar felicidad, éxito o bienestar… Lo que dice Bert Hellinger es que el amor no basta. ¿Cuántas parejas se aman, pero no pueden seguir juntas?

Una metáfora para comprender qué son los órdenes del amor es la del agua y la vasija: Si el amor fuera el agua sin la vasija se desparrama… la vasija contiene al agua, el orden contiene al amor. El amor sólo puede crecer y prosperar en el marco de un orden.

¿Qué son los órdenes del amor?

Bert Hellinger definió a las Constelaciones Familiares como una terapia que “ordena” al sistema familiar, de acuerdo con tres principios básicos:

El derecho a la pertenencia: El alma colectiva desea estar completa, vive mal que haya excluidos. Muchas dinámicas de fatalidad, tienen que ver con excluidos.

Por ejemplo, alguien excluye a su madre en su corazón… una consecuencia muy común de ello es que, con el tiempo, esta persona buscará a su madre en su hija.

El enfoque transgeneracional de las constelaciones familiares, nos dice que frecuentemente las consecuencias de una “exclusión” en una familia, aparecen en las generaciones posteriores. Puede suceder que un nieto, sin darse cuenta, reclame el derecho de pertenencia de un abuelo no reconocido, imitando su misma suerte.

Este orden nos habla de la necesidad de reconocer la dignidad y de respetar todo lo que fue, es, y será. Un individuo se siente “entero” de este modo, no niega ninguna parte de sí mismo, tiene una imagen interior más sana y completa.

El Equilibrio: La vida se sustenta en el dar y en el recibir. Desde la nutrición, sobrevivimos porque nuestros padres o cuidadores nos dieron mucho. Nos mantenemos sanos y fuertes porque también intercambiamos de una manera que nos hace bien.

Una frase Bert Hellinger que ilustra este orden es:  “La felicidad en una relación depende de la medida en que se da y se toma. Cuanto mayor sea el intercambio… más profunda es la felicidad

Este orden del amor refiere al equilibrio entre “dar” y “tomar” que, al igual que el tiempo, siempre fluye hacia delante. Por ejemplo, los padres “dan” la vida a sus hijos, y los hijos “toman” la vida de sus padres. Esta relación es la única que quedará siempre desequilibrada, porque los hijos nunca podrán devolver a sus padres el regalo de la vida. Lo único que pueden hacer, es tomar su vida y hacer algo bueno con ella.

Este orden nos dice que cuando un miembro de la familia “da” demasiado o, al contrario, cuando alguien “toma” algo que no le corresponde, esto genera un desequilibrio que puede tener consecuencias en toda la red familiar, ya que habrá una tendencia a reclamar este acto.

La prioridad de los anteriores: Todos estamos más tranquilos si asumimos “nuestro lugar”. Lo que ayuda es que cada quien esté en el lugar que corresponde, tan simple como que los padres estén en el lugar de los padres, y los hijos en el lugar de los hijos. 

A veces se mira a un hijo como si fuera el padre.

Desde el enfoque fenomenológico de Bert Hellinger, el ser se rige por el tiempo, y los anteriores tienen prioridad sobre los posteriores.   Esta ley puede parecer jerárquica pero constituye un modelo de igualdad, ya que la “prioridad” está dada porque cada miembro, en el transcurso de su vida, tiene las mismas posibilidades de desarrollarse.

Este principio está relacionado con el tiempo, el peso y la función que cada persona ocupa en la familia.

> Tiempo: la prioridad pasa de arriba hacia abajo, siguiendo los conceptos de anterioridad y posterioridad.

> Peso: la relación entre el padre y la madre es lo más importante en una familia, luego viene la relación de los padres con los hijos y luego las relaciones con los demás miembros de la red familiar.

> Función: entre los padres hay una jerarquía particular, ya que dado que éstos siempre se encuentran al mismo nivel, su jerarquía resulta de su función, por ejemplo, de quien es el responsable de la seguridad en la familia.

qué son los órdenes del amor

Los 3 principios básicos de las Constelaciones Familiares

 

Muy frecuentemente estos principios no se respetan, es muy común que los hijos se inmiscuyan en asuntos de los padres, o que una injusticia cometida hacia un miembro de la familia quiera compensarse por alguien de una generación posterior.

Las consecuencias de estos desórdenes no se pueden predecir, y se revelan por sus efectos.  En una Constelación es posible sacar a la luz este tipo de dinámicas, para poder trabajar sobre ellas y generar movimientos de solución.

Esperamos que este artículo sobre qué son los órdenes del amor te haya sido de utilidad, déjanos tus comentarios más abajo si tienes cualquier pregunta.

 

 

Comentarios

Comentarios